Collarines de riego

Contamos con una amplia variedad de collarines fabricados en polietileno de alta densidad, hierro, goma... Contamos con collarines que no requieren de tornillería y de fácil instalación al mejor precio con envío 24h/48h.

Filtros activos

3,18 €
Disponible
(1/5) según 1 calificación(es)

El collarín de fácil instalación es una solución para ahorrar tiempo, se instalan de manera sencilla y segura en tan solo unos segundos, sin la necesidad de emplear herramientas, creando un sellado perfecto.

Sus principales ventajas son las siguientes:

No se necesitan herramientas para su instalación.

Se instala 6 veces más rápido que los insertos con tornillos sin fin.

Versatilidad superior ya que se puede quitar y reutilizar.

Medida 25mm con salida hembra 1/2".

1,66 €
Disponible
(4,5/5) según 2 calificación(es)

Collarín de riego reforzado de 25mm, fabricado en polietileno de alta densidad.

Reforzado en su parte superior para asegurar la conexión, los tornillos tienen un tratamiento para protegerlos de la intemperie.

Ideal para el montaje de aspersores y difusores desde la tubería colectora.

Realiza una derivación desde la tubería principal sin tener que cortar la tubería.

Disponibles con rosca a 1/2" y 3/4"

3,18 €
Disponible
(5/5) según 1 calificación(es)

El collarín de fácil instalación es una solución para ahorrar tiempo, se instalan de manera sencilla y segura en tan solo unos segundos, sin la necesidad de emplear herramientas, creando un sellado perfecto.

Sus principales ventajas son las siguientes:

No se necesitan herramientas para su instalación.

Se instala 6 veces más rápido que los insertos con tornillos sin fin.

Versatilidad superior ya que se puede quitar y reutilizar.

Medida 25mm con salida hembra 3/4".

1,68 €
Disponible
(5/5) según 1 calificación(es)

Collarín de riego reforzado de 32mm, fabricado en polietileno de alta densidad.

Reforzado en su parte superior para asegurar la conexión, los tornillos tienen un tratamiento para protegerlos de la intemperie.

Ideal para el montaje de aspersores y difusores desde la tubería colectora.

Realiza una derivación desde la tubería principal sin tener que cortar la tubería.

Disponibles con rosca a 1/2", 3/4" y 1"

3,33 €
Disponible

El collarín de fácil instalación es una solución para ahorrar tiempo, se instalan de manera sencilla y segura en tan solo unos segundos, sin la necesidad de emplear herramientas, creando un sellado perfecto.

Sus principales ventajas son las siguientes:

No se necesitan herramientas para su instalación.

Se instala 6 veces más rápido que los insertos con tornillos sin fin.

Versatilidad superior ya que se puede quitar y reutilizar.

Medida 32mm con salida hembra 1/2".

1,88 €
Disponible

Collarín de riego reforzado de 40mm, fabricado en polietileno de alta densidad.

Reforzado en su parte superior para asegurar la conexión, los tornillos tienen un tratamiento para protegerlos de la intemperie.

Ideal para el montaje de aspersores y difusores desde la tubería colectora.

Realiza una derivación desde la tubería principal sin tener que cortar la tubería.

Disponibles con rosca a 1/2", 3/4" y 1"

3,33 €
Disponible

El collarín de fácil instalación es una solución para ahorrar tiempo, se instalan de manera sencilla y segura en tan solo unos segundos, sin la necesidad de emplear herramientas, creando un sellado perfecto.

Sus principales ventajas son las siguientes:

No se necesitan herramientas para su instalación.

Se instala 6 veces más rápido que los insertos con tornillos sin fin.

Versatilidad superior ya que se puede quitar y reutilizar.

Medida 32mm con salida hembra 3/4".

2,21 €
Disponible
(5/5) según 2 calificación(es)

Collarín de riego reforzado de 50mm, fabricado en polietileno de alta densidad.

Reforzado en su parte superior para asegurar la conexión, los tornillos tienen un tratamiento para protegerlos de la intemperie.

Ideal para el montaje de aspersores y difusores desde la tubería colectora.

Realiza una derivación desde la tubería principal sin tener que cortar la tubería.

Disponibles con rosca a 1/2", 3/4", 1" y 1 1/4"

2,90 €
Disponible

Collarín de riego reforzado de 63mm, fabricado en polietileno de alta densidad.

Reforzado en su parte superior para asegurar la conexión, los tornillos tienen un tratamiento para protegerlos de la intemperie.

Ideal para el montaje de aspersores y difusores desde la tubería colectora.

Realiza una derivación desde la tubería principal sin tener que cortar la tubería.

Disponibles con rosca a 1/2", 3/4", 1", 1 1/4" y 1 1/2"

 

Los collarines de riego son accesorios que se emplean para unir los aspersores y difusores a la tubería de riego. También nos permite derivar un tubo de manera transversal respecto de la red principal. De este modo, conseguimos un desvío en el suministro sin necesidad de tener que efectuar cortes y proporcionando una mayor seguridad en la fijación de salida de la tubería. Se usan, especialmente, en instalaciones con tubos de polietileno o PVC.

¿Cómo se instalan los collarines de riego?

Es imprescindible efectuar una correcta instalación de los collarines de riego. En caso contrario, pueden ocasionar pérdidas de agua o dañarse el sistema de riego.

Lo primero que debemos hacer es cerciorarnos de que el tubo no contiene agua. Así, podemos colocar la parte del collarín con el orificio en la dirección desde la que queremos extraer la toma. Con un rotulador, marcamos el lugar exacto y utilizamos este accesorio como plantilla para dibujar el perímetro de la oquedad que debemos hacer.

Ponemos el accesorio de sacabocados en el taladro y realizamos el agujero en la tubería. Es importante escoger uno con el diámetro más pequeño que el del agujero que queremos hacer. A continuación, eliminamos los restos que hayan caído al efectuar el orificio.

Posteriormente, colocamos en la parte interior, la junta tórica del collarín y ejercemos presión para que se coloque adecuadamente. Esto es relevante para que luego no haya fugas. Después, colocamos la parte del collarín que posee la boca centrándose en el orificio. La otra mitad del collarín la ponemos en el otro lado de la tubería. Si es de tornillos, los apretamos bien para que la presión sea uniforme.

En las salidas del collarín, hay una boca de rosca. Lo más eficaz es usar cinta de teflón para que se ajuste perfectamente. Por último, colocamos el accesorio para la toma de agua.

Es vital probar la instalación antes de enterrarla. Así verás si tiene fugas.

Tipos de collarines de riego

Existen muchos tipos y, tradicionalmente, se solían clasificar según el material con el que estuvieran fabricados. Sin embargo, en la actualidad, se hace en función de sus sistemas de ajustes:

  1. Collarines reforzados. Cuentan con un refuerzo que les proporciona mayor resistencia. Tanto los tornillos como los refuerzos de la parte superior, para ensamblar mejor con la tubería, son metálicos. Están tratados para permanecer a la intemperie y resistir a la corrosión. Son los más adecuados para instalaciones de uso industrial y explotaciones agrarias. Suelen ser de hierro o de material plástico como el polipropileno y el polietileno.
  2. Collarines sin tornillos. El montaje de este tipo de accesorios se ha implicado mucho. Los recomendamos para instalaciones de aspersores o de difusores. Poseen la ventaja de que, al no tener ningún tipo de tornillo ni nada metálico, se minimiza el problema de la corrosión o de que se puedan perder. Por otro lado, muchos diseños no necesitan ninguna herramienta para su instalación porque vienen preparados para hacer el orificio y penetrar en el tubo. Así, estos accesorios, además de suponer un ahorro notable de tiempo en su instalación, se pueden quitar y reutilizar sin problemas.

Además de estos tipos, a la hora de escoger el collarín adecuado debes tener en cuenta el diámetro que necesitas, ya que existen diversos tamaños. Por otra parte, las roscas también pueden variar el número de vueltas para adecuarse al grosor de la capa de la tubería.

Collarines de riego para un sistema por goteo

Estos accesorios son, posiblemente, los más adecuados si deseamos diseñar un sistema de riesgo por goteo en una amplia extensión de terreno. No solo nos permite alargar la tubería principal hasta donde necesitemos, sino que es sencillo colocar los distintos ramales transversales que queramos. De este modo, cambiar el sistema de riego hacia un modelo más eficiente y racional no requiere grandes obras ni inversiones.

La microirrigación cubre las necesidades hídricas y reduce el consumo de agua hasta un 40 %. Es un sistema de superficie que minimiza las pérdidas por evaporación, ya que el agua se suministra directamente a las raíces de las plantas. Tampoco requiere que haya una alta presión de agua porque es un tipo de riego lento, progresivo y regular. Además, puede incorporar un programador que proporciona al sistema una gran autonomía.

Las plantas, por su parte, crecen de manera más sana, ya que no corren riesgos ni de pudrirse ni de generar hongos. Las raíces son pivotantes, esto es, crecen de manera adecuada hacia abajo y no se expanden a lo ancho. Tampoco se arrastran los nutrientes, como ocurre con el sistema de riego por inundación.

En definitiva, los collarines de riego son elementos que, necesariamente, se han de tener en cuenta a la hora de diseñar nuestra instalación. Contribuyen a la racionalización y eficiencia en el uso del agua.