Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí
Para mejorar nuestro servicio y la experiencia de nuestros clientes hemos actualizado por completo la página web. Antiguos usuarios ya registrados deben volver a registrarse en la nueva plataforma. Para cualquier gestión de un pedido antiguo, contáctenos en info@riegopro.com

Arquetas de riego

Arquetas de riego

Las arquetas son unos de los accesorios necesarios para el riego enterrado bajo tierra, puesto que se encargan de protegerlo y registrar los diferentes elementos que podemos encontrar dentro, como las llaves de corte, los filtros y, sobre todo, sus electroválvulas.

Arquetas de riego

Hay 20 productos.

Mostrando 1-12 de 20 artículo(s)

En cuanto a la fabricación, el material utilizado es normalmente, plástico de gran resistencia y con la capacidad de proteger el interior de los rayos ultravioletas. Por lo general, las arquetas vienen equipadas con una tapa de color verde que les ayuda a mimetizarse con el terreno forestal y poseen una pestaña que evita que entren tierra y otro tipo de suciedad al interior, lo que dificultaría su apertura. Al mismo tiempo, las arquetas están hechas de manera que sean ligeras y apilables.

El mercado te ofrece diferentes tamaños, aunque dependen del fabricante; y, normalmente, se fabrican según del número de electroválvulas que pueda albergar la arqueta en su interior. Las hay de desde una hasta de cinco o seis electroválvulas de gran tamaño.

Clasificación de las arquetas

De menor a mayor tamaño, podemos encontrar arquetas redondas, que son las utilizadas para los grifos, registros de las llaves de paso… y, generalmente, alojan una sola electroválvula.

También hay arquetas con forma rectangular estándar para tres o cuatro electroválvulas y las denominadas Jumbo, que son las más grandes y donde caben de cinco a seis. Las antirrobo son también rectangulares, estándar y Jumbo, pero se diferencian de las anteriores por estar compuestas con un cerco de hormigón y una tapa, lo que dificulta el acceso y las protegen de curiosos, cuando se instalan en lugares públicos.

Las arquetas redondas con grifo están especialmente indicadas para funcionar como si fueran unas bocas de riego, con las mangueras incorporadas.

A la hora de instalar uno de estos elementos, no es necesario llamar a un profesional. Lo podemos hacer nosotros mismos, ya que vienen preperforadas varias veces, según las entradas y salidas de las tuberías que conectan las electroválvulas. Si necesitáramos perforar más, nos valdríamos de una hoja de sierra o similar, teniendo cuidado de no hacer perforaciones demasiado grandes, dado que podríamos estropear todo el sistema.

En las tiendas especializadas también podremos encontrar rejillas rectangulares para sanear el terreno antes de colocar las arquetas. Vienen con ganchos movibles para sujetar las electroválvulas, lo que las hace especialmente útiles y asegura el buen funcionamiento del riego, aunque este accesorio no es imprescindible para el sistema.