Grifos

Los fabricantes ofrecen una amplia gama de grifería y accesorios para jardín, entre los que puedes elegir diseños más modernos o vintage, de colores vivos o con un aspecto tradicional. Al final, puede convertirse en un elemento de decoración acorde al entorno que lo rodea, cuando antes pasaba más desapercibido o incluso afeaba el lugar.

Pero más allá del diseño, a la hora de decantarnos por un grifo, tenemos que comprobar que se adecua a nuestras necesidades, además de tener en cuenta que va acompañado de diferentes accesorios y complementos. Así, tenemos grifos para fuente, conexión para las mangueras, entronques, racores de conexión y lanzas simples. Estas son las partes más “divertidas” del riego, ya que pueden adoptar multitud de posiciones, de manera que el agua salga con más o menos presión, cubra más o menos área y el chorro adquiera divertidas formas, como por ejemplo, agua de lluvia.

Aunque es lo menos atractivo de todo el conjunto, los denominados accesorios de conexión, disponibles en varios materiales, son vitales para que todo funcione. De hecho, los extremos roscados están sometidos a unos criterios de calidad establecidos en la norma ISO 228.

Esta normativa especifica los requisitos que debe tener la rosca, como las medidas de tolerancia y designación adecuadas para que sostengan tuberías, con una medida entre 1/16 y 6. Por otra parte, para un sellado correcto, los mejores materiales son el teflón o la fibra de cáñamo.

Las medidas de la rosca, así como las de la manguera (no solo su longitud, sino también el diámetro interior) dependerán de las necesidades que tengamos. Como siempre, a mayor extensión de riego, mayores tendrán que ser ambos elementos. Además, te aconsejamos utilizar accesorios de materiales más resistentes, como el latón, ya que es muy robusto y soporta mejor la corrosión, así como el paso del tiempo.

Aunque no pensemos en dar un uso profesional o intenso a nuestros elementos de riego, tenemos que valorar si conviene comprar productos baratos, ya que, en determinadas épocas (como en verano), el riego va a ser muy regular y no queremos estar cambiando piezas continuamente.