Mangueras

¿Qué tipo de manguera para riego se adapta mejor a mis necesidades?

Si la extensión de terreno es mayor de 30 metros cuadrados, podemos utilizar mangueras con refuerzo tricotado, cuya principal característica es que están hechas de un material más resistente a la presión del agua.

En el mercado también existe el modelo antitorsión, que es aconsejable usar con una bomba de agua y se caracteriza por ser muy resistente a la presión. En conclusión, las diferentes clases están relacionadas con el material utilizado en su tejido, el uso que le daremos y, como consecuencia de esto, la presión que deberá arrojar y el caudal que va a transportar.

Las mangueras, al detalle

Una de las clasificaciones más populares atiende a la forma de las mangueras. Conocemos las extensibles que son capaces de extenderse hasta tres veces su tamaño original y se caracterizan por ser compactas y ligeras. Aumentan, con el paso del agua, y luego son capaces de retraerse como al principio, por lo que se arrugan y ocupan muy poco espacio.

Las espirales o helicoidales son aquellas que se recogen solas en forma de espiral, tras su uso. Son rígidas y suelen medir alrededor de metro y medio. Incluyen una pistola multiposición.

En último lugar, las mangueras convencionales, que como su propio nombre indica, son las de uso más habitual. Compuestas por un tubo simple y varias capas, en su interior, como refuerzos.

Asimismo, existen diferentes calidades de mangueras, que dependen de su densidad y del material del que estén hechas. Las mejores son las fabricadas en poliuretano, seguidas de las de vinilo y, en último lugar, las de PVC. La calidad hará que la presión del agua y los pliegues influyan más o menos en la duración de estos utensilios. Suelen estar reforzadas con una estructura de poliéster, que puede tener una forma tricotada o trenzada.

La forma tricotada es un refuerzo en forma de malla. Dota a la estructura de mucha resistencia a la torsión y hace la manguera más manejable y flexible. Por otra parte, la forma trenzada es más resistente a la presión, pero provoca más inflexibilidad.